h1

Calidad o Cantidad?

enero 8, 2007

 

Escrito Por Daniella Silva Diplomada® Para La Ciudad

Lo dije hace algunos días, la ciudad dejo de ser el exclusivo escenario de su orate creador don kaos. Hoy se viste de gala para presentar a Daniella Silva: Mi esposa, dueña de una excelente pluma y una visión tierna y muy real de la vida, Diplomada® (como es más conocida en la Blogosfera), se une en forma estable, como aporte y tercera columnista de la Ciudad, con nuevas visiones de la misma verdad. Una nueva arista del mismo prisma. Dejo con ustedes a Daniella y su primera columna.

Quise abordar este tema que me compete a diario y es el tiempo que tenemos con nuestros hijos y el cuestionamiento que en algunas oportunidades se me viene a la mente respecto a que es mejor … obvio siempre he pensado que es la calidad porque muchas veces uno esta en la casa pero haciendo un sin fin de actividades que no tienen nada que ver con dialogar y compartir para lograr una buena comunicación y una estrecha relación desde pequeños con ellos.

La calidad del tiempo que se comparte en familia definitivamente va en directa relación con el grado de comunicación que se logra y determina el desarrollo de vínculos que de ser poco estables hará que nuestros hijos no sientan seguridad … más aún cuando están en la etapa de la adolescencia en donde empiezan a independizarse … se sienten adultos y maduros para ir tomando sus propias decisiones y es ahí en donde pueden cometer muchos errores por no ser menos que sus amigos … por moda o por apariencia … me refiero a aprender a decir que “no” si sentir el rechazo de tu entorno … o que eres el pavo … o el aislado.

Hace tiempo que este tema me da vueltas y me he dado cuenta que es muy difícil tanto para ellos como para los padres … nosotros al estar enfrentados a arduas exigencias laborales que en ocasiones afectan a nuestros hijos … dedicar todo ese tiempo y energía a lo laboral acompañado a nuestro desarrollo personal para ser “exitosos” profesionalmente tendemos a esperar que nuestros niños funcionen así … lo entiendan y sean independientes. He visto también mamás o papás estando en casa realizan otras actividades ya sea social, hobby donde dedican demasiado tiempo o aquellas parejas en donde existen problemas conyugales y tienden a centrarse sólo en sus conflictos descuidando a los hijos …

Existe una variedad de aristas que me ha llevado a pensar que tanto el tiempo como la calidad pueden ser excluyentes pero lo que no se puede separar es la cantidad de tiempo de lo que ocurre durante ese tiempo es decir, cuando estamos con ellos estar en cuerpo y alma … estar atentos a sus necesidades sobre todo emocionales … escucharlos … acercarse … saber que les pasa … como mejorar su relación con sus compañeros y amigos … acompañarlos … hacerles cariño porque cuando están más grandecitos dejamos de hacerle o cuando hay más hermanos el más pequeño se lleva toda nuestra atención y ternura.

Por otro lado cuando nuestros niños empiezan a comportarse mal en el colegio, repiten o están más rebeldes son señales que algo les pasa y más que preocuparse … castigarlos … compararlos o criticarlos debemos ocuparnos … aún recuerdo la más grande no la iban a pasar a Primero Básico porque no hablaba como se requería en ese nivel y debimos recurrir a un Fonaudiólogo … estaba tan molesta porque cuando ambos padres trabajan y deben hacer actividades con los hijos dentro del horario laboral uno tiende a culparse o culpar a otros por haber delegado la responsabilidad cuando uno es el responsable …

finalmente nos organizamos y disfrutamos del avance de nuestra hija que obtuvo los resultados esperados gracias a que nosotros nos involucramos y hoy es muy buena alumna y una hermosa persona. Esa es mi apreciación por lo que he vivido por lo que escucho y he leído … nadie nos enseña a ser padres ni hijos es una labor … para mí la más importante … pero de amor acompañada de formación y en definitiva dedicarles tiempo de calidad a los hijos y a la familia en general es una inversión que permite prever y solucionar conflictos a tiempo y será las bases para las conductas futuras ….

Anuncios

18 comentarios

  1. Asi que vas agregando columnistas a la ciudad, jeje. Me gustó el tema. Creo que la calidad de lo que le entregas a tus hijos está por sobre la cantidad de tiempo que entregas.

    Don Kaoss: Te quiero invitar a que nos ayudes en un campaña a favor Johanna que necesita costear una operación a su columna. Revisa mi blog para mayor información.


  2. temazo!!! para mi que comparto mis labores de esposa y madre con las de estudiante. El año pasado lo pase completo entre culparme y desculparme por la calidad y cantidad que casi nunca tenia con mi hijo. muchas veces llegaba dispuesta a compartir con el, pero entre mis enormes cansancios y mis dolores de espalda ni a el le parecia atractivo compartir con su mama ni a mi me resultaba placentero. Finalmente ahora ya de vacaciones y en plan absoluto de reconquistarlo y conocerlo veo en sus conductas mis ausencias y tambien sus hermosas caracteristicas del gran hombre que sera independiente de mi. Sin embargo aun no he conocido nada mas gratificante con su sonrisa y sus bellos ojitos diciendome “te amo mucho mama” y eso hay que cultivarlo.
    Muy buena columna, espero leerte nuevamente pronto.
    Saludos y un abrazo suave pero intenso.


  3. Hola.
    Es un buen tema… yo pensaba hace unos días algo parecido… sobretodo cuando discuto con mi madre. Me da lata que haya padres que se olvidan de su juventud, de su etapa de adolescente.
    Yo por lo menos aún recuerdo cuán importante era tener que sentirse parte de. Cuán importante era sentirse valorado por el resto de los compañeros… ahora me da casi lo mismo, porque mis logros son diferentes, pero es super importante entender que los chicos necesitan además de la apreciación de los demás, del apoyo de los padres y no solamente de exigencias que a larga los llevan a sentir que deben superarse demasiado y crean frustraciones por resultados incompletos frente a su autocrítica… lo digo con esta seguridad porque a mí me pasó… por tener miedo a mis padres y no verlos como apoyo…
    Y ahora que soy madre, quiero tratar de que eso no ocurra en mi familia…

    Un beso, chau
    Lore


  4. Bueno, me han dejado un poco afuera con este tema, ya que soy un pobre universitario que no ha llegado a las 20 pepas.

    Pero por otro lado es conflictiva la relacion padre e hijo. Es obvio pero a la vez es una relación irremediable. El hijo quiere respeto, quiere derecho e igualdad, quiere crecer y verse como arquitecto de su vida… el padre ama al hijo y sabe que como arquitecto se muere de hambre y desea guiarlo por el camino que EL SABE que es mas facil, o simplemente el correcto, pero haciendolo no da el respeto que el joven pide, y si el joven logra hacer lo suyo, el padre siente que falla como tal al ver al hijo llendose de las manos… pfff…

    Es una lucha eterna….

    Sólo hay que recordar actuar siempre con amor. El resto, está demás.


  5. A quien le enseñaron a ser padre?
    Yo no conozco a nadie.
    En relación a lo que es calidad de tiempo, lo más gratificante ha sido cuando me han dicho “esto me lo enseñaste tú”, cuando aciertan u obtienen logros en la vida, con un cierto empujón que les ha dado uno.
    Me siento feliz de ser padre.
    Hasta luego. Simpático el formato del blog, espero leerlo más a menudo, aunque las responsabilidades están primero.


  6. Que cierto lo que dice rafa… ninguno de nosotros fue previamente capacitado o tenemos un titulo que nos califique como padres.

    no obstante tu tema daniella es re sensible puesto que a muchos nos toca… el tener que dedicar tan poquito tiempo a nuestros peques.

    claro hay que trabajar y en nuestro caso tu aporte es re fundamental a nuestra familia…

    pero tambien sabes que lo poco y nada que le entregamos en con mucha calidad…y ellos lo saben…

    un abrazo y bienvenida.


  7. Que bueno que incorporaste a tu señora a tu página, seguro que la Diplomada le dará un toque especial a este “paskin” ja!

    Con respecto a lo que dice “la que ronca” creo que hay que complementar la cantidad con la calidad…

    Un abrazo a ambos


  8. qué buen tema…
    También siempre pensé que la calidad era lo más importante, aunque ahora teniendo a mi hijo y viendo cómo crece, sé que también el tiempo es necesario. Es así que puedo ayudarlo en sus tareas, llevarlo al parque, echarnos una siesta juntos. Esto crea lazos importantes para ambos…
    No hay una sin la otra!


  9. hola, yo soy daniel, siguiendo la inicialtiva del otro daniel, difundo la palabra de la campaña de johanna para tratar de costear su operacion,
    joy necesita 2.000.000 de pesos y todos los bloggeros tratan de ayudar.


  10. Mi mamá siempre dice “no hay escuela para aprender a ser padres” y, como todo en la vida, digo yo “echando a perder se aprende”. Lo malo es que, inevitablemente, los padres tienen que cargar con la culpa, porque hay que trabajar para darles un bienestar a los hijos, “para que sean más que yo”, para hacerles la vida más fácil, para que no les falte nada, para darles todo lo que quieran, para que sean más felices etc. etc. no sacas nada de quedarte en casa pasando necesidades, cierto?, porque es verdad que cuando llegas a casa (los padres que trabajan) tienen que empezar a colocar en orden la casa, los hijos, sin olvidarse del marido o la esposa (según corresponda) ni de sí mismos, sumados al cansancio y los problemas que nunca faltan, etc. etc. es DEMASIADO complicado.

    En fin… cuando sea madre me va a tocar el otro lado de la moneda…

    Saludos y bienvenida Sra. Diplomada!


  11. Pasaba para agradecer tu visita, te espero siempre. La columna de Daniela, excelente, para reflexionar.

    Un abrazo

    MentesSuelas


  12. Hola a todos ¡¡¡ quería agradecer los comentarios de los cuales muchas veces nos sentimos identificados u otros sin haber vivido la experiencia aún de ser padres lo enfocan como hijos …

    En resumen nadie nos enseña a ser padres ni hijos pero la escuela de la vida hace lo suyo … cierto ¡¡¡

    Pienso que la calidad como la cantidad deben complementarse para que exista un equilibrio … ahora hay períodos en que se inclina más una sobre la otra pero que no sea por tiempos muy largos …

    Espero poder aportar con un granito de arena a Ciudad Kaos y agradezco la oportunidad de poder participar en ella …

    Cariños a todos ¡¡


  13. Excelente!

    Un gran tema para desarrollar y profundizar!
    Como docente, son situaciones que debo confrontar en forma cotidiana….Y de otras índoles!!!
    Un abrazo Argentino, FErip


  14. ESTO PARECE UN CENTRO TRAUMATOLOGICO; PURAS COLUMNAS.


  15. Hola Kaoss:
    Gracias por visitar mi blog, no había podido postear antes por problemas con el servidor. Con respecto al tema que plantea Daniella creo que es fundamental cantidad y calidad y si bien es cierto nadie nos enseña a ser padres tenemos nuestro propio patrón de aprendizaje, en mi caso la ausencia de mi madre por motivos laborales me afectó mucho. Gracias a Dios, tengo un marido super apoyador que jamás me ha cuestionado mi decisión . Con respecto a la relación que tengo con mis niños es de absoluta comunicación y apego, esto se debe por tener el tiempo de compartir infinitas actividades y poder conocer con profundidad sus amistades, profesores, lugares y en fin… su círculo. También conozco el caso de amigas que tienen el mismo tiempo, pero prefieren jugar golf. Nadie tiene la receta, hasta el momento tengo hijos que no me dan grandes problemas y se ven muy felices .Mi postergación como profesional fue una decisión muy personal y de verdad lo paso muy bien siendo una mamá tradicional.
    Cariños y suerte con tu columna.


  16. Me gustó mucho tu blog. la forma com oabordas los temas me es muy cercana.

    Saludos


  17. Una buena reflexión en este post. Qué padre o qué madre no se ha puesto a pensar en ello. Un tema difícil porque nuestras obligaciones laborales no las podemos abandonar. Lo importante, es organizarse para estar más con la familia, una ardua tarea muchas veces que hay que intentar lograr.


  18. Lindo tema los hijos.
    Tema absoluto.
    Puedo robarme una conversación si el tema son mis niños preciosos, maravillosos.
    Tengo un hijo de seis años muy regalón. La profesora criticó eso de mí todo el año. Era rara ella.
    Tengo una hija de trece años. Preadolescente ya. Dulce y suave. Reflexiva e inteligente. Ella es así, maravillosa. A veces temo sus silencios. Yo hablo mucho y siento que la escucho poco. A veces discutimos y fuerte.
    En mi mente: lo estaré haciendo bien? le generaré algún daño futuro? me odiará por esto? Estoy haciendo lo mismo que odiaba de mis padres( espanto )!!!!
    Lo único que tengo claro que es que trato de ser una mamá ” suficientemente buena”. Hago lo que puedo: trabajo y al salir corro a verlos, los adoro, los beso, los huelo, los toco, juego con ellos, leémos, les cuento pedazos de mi vida, hago hincapié en mis fracasos, en cuánto me enseñaron.
    El otro día, mi hija dijo: ” me encanta mi mamá porque conversamos.”
    Ése día me di cuenta que nos ” comunicábamos”. Sin darse cuenta, mi hija señalaba que ” teníamos buena comunicación, aceptable, suficiente”
    …uff. y le di gracias a Dios.

    Un beso.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: