h1

La Ruta Recomendada.

diciembre 5, 2005


Era un bello día domingo, relajado… fin de un agradable y bien usado fin de semana.
Intermitente puesto para virar, mi viejo arranca el auto tomando la carretera con destino a santiasko, pero ese día era aun mas especial todavía, un verdulero de la zona, recomendó a mi padre tomar un camino alternativo, el cual era en su gran mayoría de ripio, pero regalaba un paisaje maravilloso silvestre.
A mi mama y yo la verdad nos pareció una idiotez, alguna vez nos habían recomendado ese camino y la verdad, por lo que recordábamos no era muy bueno, mas bien peligroso, muy solo empinado en algunos tramos y bueno, la verdad queríamos solo llegar a casa para prepararnos para el trabajo y la escuela.
Atrás con poco más de una hora de retraso, venia la familia del socio de mi padre, que por razones de indigestión de una de sus hijas, tuvieron que esperar que evacuara toda la porquería que había injerido la muy glotona la noche y el día anterior.
Mi padre como siempre, tomo nuestra recomendación muy en serio, ingresando igual
A la ruta señalada por el verdulero.
A poco andar, notamos algunas complicaciones, el camino la verdad no era malo, sino “pésimo”, bajo el auto las piedras golpeaban fuertemente estas rebotaban producto de las Mordidas de nuestros neumáticos. La cosa se ponía muy densa, mi mama retaba a mi viejo por lo porfiado, haciéndole saber que era la ultima vez que saldría con el.
El calor para peor hacia el viaje muy desagradable, ya que los asientos eran de una especie de cuerina lisa, qué al calentarse eran verdaderas planchas.
A mi lado muy en silencio y pendiente del paisaje, estaba mi tía Alicia hermana mayor de mi madre que nos visitaba desde el norte donde esta radicada junto a mis abuelos.
La tía era un ser simpático, casi ciega y con lentes de poto de botella.
Lo único malo que cuando saludaba te pinchaba con sus cañones de la cara y se reía de todo, incluso cuando a uno lo retaban, pero en fin… ese día no se reía ni menos hablaba, creo yo que a pesar de su mala visión algo captaba y el miedo y el ruido la tenían caga de susto.
A poco mas de andar, el camino se fue estrechando a reducirse a casi una huella de ida y una de vuelta, rezaba como agustino, pidiéndole al misericordioso no nos fuéramos a encontrar con algún bus hecho una bala de frente o peor aun algún camión cargado, lo que en el mejor de los casos nos pasaba por enzima de una o bien nos mandaba abajo por el acantilado de cómo 60 metros. cualquiera de las alternativas nos aseguraba hacernos mierda y nuestros trozos de cuerpos serian sin duda retirados con espatula.
El tema que fue tanto lo complicado de la hueva de ruta, que mi padre en algún momento recuerdo yo, pensó en devolverse, cosa que no era posible ya, por lo peligroso de la maniobra, el auto era grande y el camino demasiado angosto y empinado.
Seguimos marcha esta vez en silencio, solo el retumbar de las piedras hacia salir mas de un “chucha”, “mierda” y otros que no recuerdo de la boca de mi viejo que a esas alturas transpiraba como chino.
Unos kilómetros más adelante el camino era mas estable, con unas enormes zanjas en cada orilla por la cual seguramente circulaba agua de algún canal aledaño que en definitiva era ocupado para desviar algo de su cause para regar las parcelas que colindaban a la ruta, mi viejo no se le ocurrió nada mejor que acelerar el auto con no otro fin que llegar pronto a casa y salir de la pesadilla de ruta.
En ese momento a lo lejos divisamos un vehículo pequeño, recuerdo era de color celeste un fiat 147 de esos que les decían Punta de tiburón, al ir acercándonos divise una pequeña niña de unos 5 años jugando atrás apoyada entre el portalon y la bandeja porta parlantes de su vehículos, ella nos hacia señas, mientras mi viejo acercándose a mayor velocidad, le hace cambios de luces para que el chofer de aquel auto le diera el paso y adelantarlo.
El auto de la niña se hace a la derecha obviamente para darnos el paso, mi padre al ver esto acelera a concho y le empieza a adelantar por su izquierda, cuando de pronto el chofer de aquel auto hace una maniobra extraña como un cuncuneo que obliga a mi padre sacar el pie del acelerador tocarle la bocina acompañado de un “mira el huevon “
Y fatalmente frenar.
Algo recuerdo de esos segundos, veía a través de mi ventana, como se hacían verdaderas olas a mi lado producto de los trompos de nuestro auto que sin control giraba, para terminar violentamente en el fondo de una de las zanjas laterales clavado de lado.
Mi madre pos suerte llevaba a mi hermano pequeño de unos cuantos meses sentadito abajo en sus pies, protegiéndolo del inclemente sol frontal que ellos soportaban.
Mi tía aplastándome contra la puerta, me dio un tremendo cabezazo golpeándome contra mi ventana y mi pobre orejita izquierda que al cabo de un par de horas, se hinchó de tal forma que parecía oreja con cuerpo. Se me inflamo de tal forma sumada a un intenso color morado.
Pasaron algo más de 5 minutos y mi padre preguntaba incesantemente si estábamos bien. La verdad si lo estábamos felizmente, aunque aun en estado de shock por todo lo sucedido.
A los pocos minutos algunos lugareños que se encontraban cerca y que presenciaron todo lo sucedido se acercaron a prestarnos ayuda, lo que se dificulto se sobremanera,
Las puertas estaban atascadas, acto seguido se bajo uno de los vidrios y por hay lograron evacuarnos.
Aun no decíamos nada, estábamos todos muy en silencio, tenia la presunción de que si habría la boca podría quedar caga y media, ya que era obvio que lo primero que saldría de ella, seria un porque chucha no nos hiciste caso viejo por la cresta.
Una hora mas tarde tras nosotros llego el socio de mi viejo que muy impactado nos hizo subir a su camioneta asistiéndonos de algo de beber, producto del intenso calor y comida ya que por lo que recuerdo ya era hora de almuerzo a esas alturas.
Del vehículo que nos provoco el accidente nunca mas supimos, siquiera por un acto de humanidad se devolvió a socorrernos ni nada.
Nosotros con mi madre y mi hermano pequeño, seguimos camino en el vehículo del socio de mi viejo, mi padre se quedo en el lugar esperando una grúa y a carabineros para hacer los papeleos correspondientes.
Por mi parte me quede con una oreja tipo globo de color púrpura por casi 1 semana, y con el poto a dos manos, por miedo a que el medico tuviera que meterme cuchilla como lo había indicado para toda la sangre Machucada estancada en mi asa,
A dios gracias no fue necesario.
El auto llego remolcado a casa hecho pebre, el que después fue reparado quedando tiqui taca, mi tía la malita PA reír, recuerda lo ocurrido graciosamente, sobre todo cuando me veía la oreja, en mas de alguna oportunidad pensé en acriminarme pero bueno, eso fue mi aporte por hoy, espero nunca mas tener que relatar algo así, espero de corazón que el pseudo piloto del auto que nos provoco el accidente, se pudra y nunca le toque vivir lo que vivimos, ojala el muy cerdo aún recuerde lo poco civilizado de su conducta e inhumano de su proceder y a ti que me lees, aunque te mandes flor de cagaso, asumas tu responsabilidad y no huyas de todo aquello que puedas provocar.
Sino al contrario, por parte baja asistelos,

nadie te va a mandar al patíbulo por ser Gente, te lo aseguro.

Anuncios

4 comentarios

  1. De donde cresta sacay tanta historia? toy haciendome fanatico e tus cuentos,saludos a la oreja de bangoh


  2. jajaja, buena historia hombre!
    ¿O fue cierto?

    Gracias por el link, agregado a los míos también, sr marabunta


  3. a muy pesar mio cumpa… fue verdad,y a mucha honrra lo de marabunta ” cerdo”.
    hasta la proxima Bob Sponja


  4. jajajjajaja…como que Bob Sponja Award!!! Sacrofobo debemos limpiar esta deshonra…Roberto esta picado porque nos tomamos el pisco y el se quedo sin chupar..jajajjajaja

    Oye, yo a los 18 me di vuelta en auto, a dios gracias no me paso nada, pero fue lo mismo, el culpable apreto cachete, y mi familia se tuvo que hacer cargo de los daños para colmo de males.

    Ok.- Ya que la onda es enrostrarme mis habilidades etílicas, te puse un link en mi página para tener acceso directo a mi defensa.

    Un abrazo.-



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: