h1

CRONICA DE UNA FUGA IDIOTA

noviembre 16, 2005

Era un día viernes tipo 2 de la tarde, cuándo me disponía a lavar el auto de mi vieja. Un bonito fiat ritmo del año color azul oscuro, con unas llantas preciosas y lindos parachoques negros. Neumáticos con letras blancas hacían de el una especie de auto de carreras sin igual.
Aquel auto mi viejo se lo regalo a mi mama poco después de haber aprobado el examen de conducir y obviamente haber obtenido la licencia.
Ya que el anterior o más bien dicho el primer auto, termino en una de sus prácticas
Literalmente incrustado en un poste, producto de una maniobra bastante complicada de describir..
Probablemente con no otro fin que evitar que con las ansias de manejar de mi madre, le diera por tomar el auto de el y en definitiva hacérselo pebre.
Una vez terminada la labor de lavado, procedí a darle la esperada vuelta a la manzana que al igual que el lavado solo lo hacia una vez por semana.
Como pago de tan arduo y sofocante trabajo.
Bueno al menos así lo creía yo.
Me subí al auto prendí el motor solté el freno de mano y listo, empecé a rodar feliz de la vida con la radio a todo lo que da, vidrio abajo y mi codo apoyado en la puerta.
A poco de andar divisé en la plaza que estaba a no más de 6 casas de la mía, a mis dos amigos yuntas, leo y nico quienes al verme no dudaron en hacerme parar y subirse al auto. Felices de la vida nos pusimos en marcha con no otro objetivo que taquillar y pasearnos frente a toda casa de amiga existiera.
Todo bien hasta cuando al llegar a una esquina experimente una pavor único, mí amigo leo que se sentó en la parte trasera del auto, me grita “los pacos”
Nico que estaba sentado como copiloto me mira con no otra expresión que la misma mía y la de leo horrorizado. Dobla y acelera arranquemos huevon.
El vehículo policial en cuestión venia a más de dos cuadras por detrás de nosotros, obviamente haciendo labores de patrullaje y no de persecución como creíamos, pero bueno fue tanto el alboroto que provoco leo que en ese momento que solo atine a hacerles caso y emprender la huida lo más rápido posible.
Al girar acelere a concho, 50 Km. x hora, la verdad nunca había pasado de la tercera marcha, mas de eso se me hacia incontrolable el vehículo, pero la cara de velocidad mía junto a la de mis secuaces, hacían el contexto de alta velocidad.

No llevaba más de 2 semanas practicando, tenía poco más de 13 años y si considerábamos que mi aprendizaje había sido completamente autodidacta y manejando 1 a 2 veces por semana alrededor de una plaza, bueno que más querían.

Ya lejos del lugar a lo lejos vemos que el furgón policial dobla en dirección hacia nosotros, aterrados nos miramos y emprendimos lo que seria nuestra mas fatal experiencia como prófugos y por cierto ultima.

En consecuencia a mi demostrada destreza como piloto de alta velocidad, no se me ocurrió nada mejor que al llegar a una boca calle, virar violentamente sin pisar el freno, fue tan Brusca la maniobra que mi amigo leo que en ese momento se encontraba en trance producto del miedo y el colosal cabezazo contra el vidrio lateral trasero, qué fui a parar nada menos que a un antejardín de una casita apostada a pocos metros de la esquina.
Recuerdo que la casita tenía una pared de ligutrinas hermosas que en su base estaban protegidas por una pequeña cuneta pintada blanca.
Las ligutrinas quedaron como choapinos, aplastadas por la parte delantera del auto.
La cunetita en cuestión dejo el auto en una suerte de péndulo. Balanceándonos hacia delante y atrás con un maravilloso chillido de fierros que se retorcían bajo este.
Nos bajamos todos rápidamente del auto y no se nos ocurrió nada mejor. Producto claro del susto y el estrés de la situación que tratar de levantar el auto y finalmente dejarlo fuera de su suerte de péndulo.
Finalmente leo me dijo sube al auto pone marcha atrás y nosotros empujaremos.
Brillante plan, me subí encendí el auto sin percatarme que este se encontraba enganchado, partiendo de un brinco y casi atropellando a mis secuaces.
Flor de cagaita, manejando sin documentos, prófugo, produciendo daños materiales y posiblemente un cuasi homicidio.
Paraaaaaaaaaa Huevon
Que te pasa, marcha atrás es para atrás no para adelante estupido.
Uff, pensé francamente bajarme a pegarle flor de cornete en el oxico pero decidí omitir lo escuchado y procedí a poner la marcha atrás.
El dueño de casa en esos instantes dormía una siesta lo que hacia hasta ese momento
Una cómoda situación, nos dio el tiempo necesario para reaccionar y poder en pocas palabras apretar cachete sin molestia alguna. Además por la hora nadie transitaba por la calle, claro en pleno verano con ese calor francamente seria tonto hacerlo.
Los muchachos se subieron al auto nuevamente y partimos con dirección a casa,
A Carabineros nunca mas los vimos, obvió jamás nos persiguieron solo era parte de nuestra inbecil imaginación, pero algo andaba mal…
La dirección no respondía bien el auto subía y bajaba, espere cruzar la avenida en la cual antes había acelerado al máximo poco antes de virar y me detuve en una plaza que esta a metros de ella. Bajamos todos y casi se nos callo el pelo con la sorpresita.
El neumático delantero izquierdo estaba con un forado en su cara exterior del porte de un carné de identidad, cagamos dije…estoy muerto… pero rápidamente mi amigo Nicolás que hasta ese momento no había emitido una sola palabra nos dijo,
Saca la rueda de repuesto, cambiémosla altiro. este auto tenia la rueda de repuesto en medio del motor en la parte delantera, que hueva mas idiota, después de buscarlo casi 10 minutos, solo por huevas de la vida abrimos el capo y dimos con el.
Cambiamos la rueda y procedimos a guardar la fallada cuidando eso si que la parte mala quedara hacia abajo y así nadie se diera cuenta.
Una vez finalizada la reparación nos disponíamos a abordar el auto cuando veo a los lejos un hombre de unos 50 años de edad corriendo y gritando efusivamente hacia nosotros, era de contextura pesada, con cara de enojo y usaba lentes poto de botella.
Era nada menos que el dueño de la casa con el jardín hecho pebre.
Continuara

Anuncios

2 comentarios

  1. TENIS MAS HISTORIAS QUE EL LIBRO DE PETETE WEON, QUE LAS CAGAY TA WENO ESPERO LA SECOND PART


  2. jjjajaja, ta wena la historia, erai de xico asi bo, weno pa las ruedas, en too caso con trece años comprensible toda la situación, me imagino tu cara arria del auto cagao e miedo, jajajajja.

    Espero la continuación.

    Besos.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: